EN UN LUGAR DE LA RED

Bitácora del área de "Lengua castellana y literatura"

En busca del fuego

Posted by Javier en 09/01/2009

enbuscafuego

Joseph Henry Honoré Boex, nacido en Bruselas en 1856, escribió una parte de su obra en colaboración con su hermano Sheraphin Justine François, utilizando para ello el seudónimo común de J.H. Rosny.

J. H. Rosny aîné (el mayor), nombre artístico que adoptó Joseph Henry en solitario, es, junto con Julio Verne, el escritor de ciencia ficción en francés más influyente y difundido fuera del ámbito francófono. El presente volumen es una selección de las mejores novelas (En busca del fuego, El león de las cavernas y Vamireh) que escribió el mayor de los Rosny dedicadas a la vida del hombre primitivo, y sus fechas de aparición, entre 1892 y 1918, coinciden con el triunfo y la difusión de las teorías evolucionistas de Darwin y sus ideas sobre la selección natural. Así, Vamireh es casi una novela de la raza. Un temible cazador de la dolicocéfala raza europea se interna en expedición de exploración y caza hacia las tierras de Oriente. Allí tomará contacto con los antepasados de los asiáticos.

En En busca del fuego, los Ulhamr son atacados por una tribu enemiga y, en el transcurso del combate, el fuego, que era avivado permanentemente en el interior de tres jaulas, se apaga.

Faúhm, el jefe de la horda, decide enviar a un voluntario que busque ese fuego protector sin el cual la tribu no puede vivir. El premio para que el que lo encuentre será su hija Gamla y el nombramiento de jefe cuando él muera.

Se presentan dos voluntarios: Naóh, “hijo del leopardo”, y Aghoo, “hijo del auroch“. Naóh parte en una dirección con sus compañeros Nam y Gau; Aghoo sigue otra junto con sus dos hermanos…

Versión cinematográfica:

En El león de las cavernas, finalmente, es el deseo de aventuras y nuevos horizontes el que impulsará a Ahón, hijo de Naóh, a alejarse con Zahúr de los territorios de caza de los Ulhamr.

Una respuesta to “En busca del fuego”

  1. Silvia said

    De los muchos logros de esta película, está que al unir especies humanas y animales ya extinguidas -los pitecántropos, los dientes de sable- con inventos muy posteriores -la cerámica, el propulsor de los dardos- resume decenas de miles de años de evolución en unos días de aventura, alcanzando así un valor simbólico difícil de superar. Muy recomendables tanto la película como la novela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: